Blockchain, o cadena de bloques, es un término que se volvió sumamente popular desde la aparición del bitcoin y el impacto que este tuvo en la economía. También es muy popular por cómo modificó completamente la forma en cómo hacemos una transacción vía internet. Sin tener que recurrir a un mediador o intermediario. Evitándose así diferentes problemas de gestión y resultado.

A pesar de que blockchain es tan popular hoy en día, es una tecnología que cada vez está siendo más desarrollada, modificada y ampliada. Se puede utilizar para diversas cosas, no solo en transacciones económicas como originalmente apareció. No solo está limitada a procesar todo tipo de transacción, sino que su alcance y la aplicabilidad que tiene está ganando mas notoriedad en los diferentes ámbitos.

Actual y recientemente se ha ido desarrollando plataformas basadas en la tecnología de cadena de bloques. La cual pretende proveer más opciones a inversores, empresas familiares e instituciones de diversos sectores. Además de mayor acceso al mercado digital descentralizado.

No solo estará limitado al proceso de llevar a cabo un intercambio entre dos o más personas utilizando blockchain, sino que también estará dirigido a organizaciones privadas o públicas, oficinas familiares e inversores individuales. Permitirá invertir en activos digitales con tranquilidad y seguridad, basados en el principio de funcionamiento de blockchain

¿Qué es blockchain y cómo funciona?

Primero comencemos por explicar un poco el funcionamiento de esta tecnología. Ya que al entender cómo funciona, podemos transpolar esa simple idea y ejemplo a cualquier aspecto que queramos. Y en este caso, trataremos el tema del uso de la plataforma blockchain y los derechos de autor.

Principalmente blockchain esta hecho para eliminar cualquier intermediario. Haciendo que la transacción de equis producto sea llevado a cabo entre las partes interesadas de manera directa. Sin la intervención de alguien ajeno a la transacción.

A modo de ejemplo imaginemos que queremos transferir cierta cantidad de euros de una cuenta a otra cuenta diferente. Lo más común sería utilizar los bancos y medios correspondientes para llevar a cabo esta transferencia. Pero como esto es un ejemplo, utilizaremos blockchain.

Entonces, el banco donde se tiene la cuenta que desea transferir y el banco de la cuenta diferente actuarán como intermediario entre ambas cuentas. Llevando el saldo y el dinero de una cuenta a otra, haciendo de este un movimiento efectivo y completamente seguro.

Ahora bien, ambos bancos se comunicarán y compartirán la información necesaria para que la cuenta destinataria tenga un saldo diferente después de concretar la transferencia.

El detalle de todo esto es que ninguna persona, ente o equipo fuera de esta operación puede intervenir. Ni si quiera los dueños de las cuentas. Por lo que estos dependerán de cómo y qué medidas toman dichos bancos para completar la transferencia. Estos están prácticamente obligados a aceptar la manera en como llevan a cabo su operación de transferencia.

Gracias a blockchain todo este proceso se simplifica enormemente. Y logra que dos personas o dos cuentas diferentes, sin importar la plataforma o empresa a la que pertenecen, se logren entre ambas de manera directa y sin intervención de otros.

Lo que caracteriza blockchain es que para lograr una transacción en esta plataforma se necesita del permiso, la autorización y la aprobación de otras personas o usuarios. Generando así un registro o bloque, el cual se enlaza con otros de su clase. Lo que crea una cadena, de manera que pueda proteger la privacidad y proporcionar completa privacidad a sus usuarios. Es una gigantesca base de datos que es completamente segura gracias a su cifrado de bloques.

Blockchain y los derechos de autor

El derecho de autor independientemente sea el producto, el servicio, una idea, un escrito, una creación, un documento, un archivo, lo que sea, es sumamente importante. Los derechos de autor se utiliza para describir los derechos de los creadores sobre sus obras literarias y artísticas. Pero esto puede ser aplicado para cualquier trabajo que se haga y se cree, independientemente de su ámbito o campo.

Ahora imagina que tienes documentos importantes o información que quieres compartir o vender con alguien más, sea empresa o no. Necesitas que lo que estás por transferirle a ese alguien sepa que la información y la data que está recibiendo sea de tu propiedad. Que el trabajo tenga un autor y posea una procedencia verídica e irrefutable.

De no ser así cualquier persona con acceso a tu información y documentación aprovechará esta clara ventaja y copiará tu trabajo, lo editará como si fuese suyo y lo publicará o venderá como si hubiese sido idea suya. Cosa que sabes que no es verdad, pero que no tienes la manera de cómo reclamar tu derecho sobre tu propiedad como autor legítimo.

Al utilizar la tecnología y plataformas basadas en blockchain podrás evitar esto de forma eficaz. Se generaría una cadena única por creación. Ya sea un libro, canción, película o cualquiera que se requiera. Permitiendo demostrar la veracidad de la obra en cuestión. Exponiendo datos como su fecha de creación, lanzamiento al mercado, persona creadora y, bastante importante, compradora.

Puedes hacer uso de las cadenas de información y los registros o bloques generados en blockchain. Las cuales garantizan transparencia e imposibilidad de ser alteradas para el beneficio de alguna parte. Esto permitiría hacer más eficientes diversos procesos legales y burocráticos de los países e industrias. Sería una forma que sin duda alguna modificaría completamente la forma en cómo hacemos cualquier tipo de transacción, compra y venta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *