No hay duda de que la reputación de Twitter, en los últimos meses, se ha visto perjudicada como consecuencia del aumento de las cuentas falsas, así como de las denominadas fake news. Y es que, los bots y las cuentas que se hacían pasar por reales, campaban a sus anchas por la red social sin que nadie hiciera nada por evitarlo.

 Todo esto, no hacía más que perjudicar la experiencia de los usuarios. Hasta tal punto llegaba su descontento, que han sido varias las personalidades conocidas, dentro del mundo del cine y del deporte, las que incluso se llegaron a plantear abandonar su perfil de Twitter.

 Y claro, como esto suponía un gran perjuicio para los responsables de esta red social, sobre todo desde el punto de vista del prestigio y del económico, se pusieron manos a la obra y desarrollaron una serie de medidas que han sido muy aplaudidas por la comunidad. Una serie de medidas, implantadas hace escasas semanas que han supuesto un giro de 180 grados a su estrategia anti-spam.

Inclusión del modo lectura

Con la intención de minimizar lo máximo posible el comportamiento automatizado de algunas cuentas, Twitter llevará a cabo de manera diaria, revisiones de la actividad de todas y cada una de las cuentas.

 Si en estas revisiones, de manera frecuente, se detecta una actividad de solo lectura por parte del usuario, es decir, no se produce ningún comentario, ningún me gusta y ningún retweet, esta cuenta pasará al grupo de las cuentas sospechosas. El hecho de permanecer en este grupo durante un tiempo, tendrá como consecuencia la eliminación de la misma.

Mejora del proceso de registro

Hasta hace no mucho, únicamente bastaba un nombre de usuario y un correo electrónico para registrarse en Twitter. A día de hoy se solicita una verificación por teléfono. De esta manera, se reduce mucho el número de cuentas que se crean de manera masiva. Ya que en circunstancias normales estas no podrán proporcionar un número de verificación.

Eliminación de cuentas con seguidores fraudulentos

El hecho de comprar seguidores, los cuales, en ningún caso eran reales, con el único objetivo de abultar las estadísticas de cara al público, era una práctica muy habitual. Una práctica que desvirtuaba por completo el concepto inicial de Twitter.

Pues bien, a partir de ahora, estas cuentas serán eliminadas y penalizadas de por vida de la red social. De hecho, las cuentas que compran seguidores en diferentes plataformas, verán como este número se reduce de manera drástica para acabar en un aviso de penalización.

Ampliación de sistemas de seguridad

Una vez que se detecta una actividad sospechosa o maliciosa, Twitter lleva a cabo la petición de verificación de esa cuenta. Sin embargo, ya no se limita únicamente a enviar un correo electrónico con un enlace para llevar a cabo dicha verificación. Ahora también se puede solicitar un correo electrónico alternativo, un código numérico que llegará al teléfono móvil del propietario de la cuenta o incluso completar un recaptcha. Todos ellos sistemas que aumentan mucho la seguridad.

Estas son las medidas que ha tomado Twitter para combatir el spam en su web. De esta manera solo quedarán las cuentas reales y volverá la verdadera esencia de esta red social.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *